Necesitamos más múltiplex para la TDT (II)

Hay un refrán que dice que, de donde no hay, no es posible sacar. Otro recomienda no pedir peras al olmo. Ambos dichos son muestras del sentido común expresadas con más o menos gracia según el decir popular. Pues bien, los administradores de nuestro espectro radioeléctrico, y por ende de la TDT, no parecen apreciar demasiado esa llana sabiduría del pueblo. La prueba es el actual reparto de múltiplex y la asignación de servicios dentro de cada uno de ellos. El Plan Técnico de la TDT asignó, a partir del 1 de enero de 2015 (fecha de cierre del dividendo digital), ocho múltiplex para la televisión digital terrestre: siete de difusión nacional y uno de difusión autonómica. En el siguiente gráfico se puede ver la distribución de servicios (hemos incluido Mega, que se ha incorporado a la TDT recientemente, en sustitución de GolT).Multiplex TDTEl gráfico indica, en el segmento superior de cada columna, cuál es la o las entidades adjudicatarias de cada múltiplex (hay tres múltiplex de gestión única: RGE1, que corresponde a TVE; MPE2, asignado a Atresmedia, y MPE2, en poder de Mediaset). En la parte inferior se indican los servicios (canales comerciales) que se reparten el espacio dentro del múltiplex.

Recordemos ahora que, según las nociones que definimos en nuestra anterior entrada, en cada múltiplex hay cinco slots, en los que se pueden acomodar otros tantos canales de definición estándar (SD). Si se quieren incluir canales de alta definición (HD) con la calidad mínima aceptable según los estándares internacionales será necesario asignar a cada uno de ellos al menos dos slots (6 Mbps). Pues bien, veamos ahora qué está pasando en los múltiplex RGE1, MPE2 y MPE3. En el primero tenemos cuatro canales estándar y uno de alta definición (La1 HD), mientras que en MPE2 y MPE3 hay también cuatro canales SD, pero el número de canales HD se eleva hasta dos (Antena3 HD y La Sexta HD conviven en el múltiplex que gestiona Atresmedia, mientras que Cuatro HD y Tele5 HD comparten espacio en el de Mediaset).

Es así como llegamos a la situación que la sabiduría popular, por medio de los refranes con que iniciamos esta entrada, nos recomienda evitar. ¿Cómo es posible sacar de donde no hay? ¿Cómo es posible encajar en un múltiplex de cinco slots una cantidad de servicios que exigirían al menos seis (caso de RGE1) o hasta ¡ocho slots! en el caso de los MPE2 y MPE3? En nuestra siguiente entrada veremos que esta cuadratura del círculo se logra a costa de la calidad de la TDT.

Publicado en Tecnología | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

Necesitamos más múltiplex para la TDT (I)

Vamos a volver un poco atrás para retomar conceptos y poner al día lo que a nuestro juicio son las cuestiones esenciales en torno a la TDT. En nuestra entrada del 3 de diciembre de 2013 (ya ha llovido) introdujimos el concepto de slot para referirnos al espacio que necesita un servicio de definición estándar (SD) dentro de un múltiplex digital. Con la tecnología DVB-T, que es la que actualmente se utiliza en España, un slot equivale a 3 Mbps. Dado que en cada multiplex (o canal múltiple digital) los operadores dedican a la TDT 15 Mbps (otros 5 se dedican a diferentes servicios, entre ellos la radio digital) tenemos 5 slots por múltiplex.

Grafico mulitplex

En el Ejemplo 1 tendríamos un múltiples con cinco canales SD. En el Ejemñplo 2 tendríamos un múltiplex con dos canales HD y un canal SD.

En el análisis que hacíamos a finales de 2013 veíamos que los broadcasters privados estaban dedicando a sus canales de supuesta alta definición (HD) poco más que un slot: entre 3,1 y 4 Mbps, lejos de los dos slots (6 Mbps) que debe considerarse la calidad mínima aceptable y de los 7 Mbps que utilizaba La1 HD. Esto era lo que sucedía antes del Plan Técnico Nacional de la Televisión Digital Terrestre que el Gobierno aprobó en septiembre de 2014 para liberar la banda de los 800 Mhz, en el conocido proceso del dividendo digital.

En el tortuoso y confuso proceso que llevó hasta la aprobación de este Plan Técnico se quedaron por el camino nueve canales, como consecuencia de la sentencias del Tribunal Supremo que anuló las concesiones. El Plan Técnico, además, redujo el número de múltiplex a disposición de la TDT de diez a ocho. Así pues, hoy tenemos menos múltiplex y menos canales. En nuestra próxima entrada veremos si es posible que, con el espacio disponible, los canales que quedan puedan tener una calidad ajustada a los estándares internacionales.

Publicado en Tecnología | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Ser cada vez más eficiente, el destino de la TDT (y II)

Imagen de BIT Experience 2015 obtenida de www.panoramaaudiovisual.com

Imagen de BIT Experience 2015 obtenida de http://www.panoramaaudiovisual.com

A estas alturas, a todo el mundo le suena el término “dividendo digital”. Lo que no todo el mundo tiene claro es que el tal dividendo no es más que el resultado de una mejora en la eficiencia espectral a la hora de transmitir servicios de televisión. El paso de la televisión analógica a la digital (TDT) supuso un gran salto en este sentido, ya que con la cantidad de espectro (banda de frecuencia) que la primera necesitaba para transmitir un servicio, la segunda puede transmitir varios. ¿Cuántos? Lo veremos en otra entrada. Por ahora, basta recordar lo que sobre la relación entre calidad de la TDT y capacidad de los múltiplex digitales dijimos bastante antes de que se definieran las reglas de juego del dividendo digital. Lo esencial de lo que señalamos entonces se mantiene, aunque en próximas entradas volveremos sobre ello, con datos actualizados.

Es preciso tener claro que la llegada de la TDT (recordad el apagón analógico que en España se completó en 2010) fue lo que generó el dividendo, es decir, un espacio en el espectro que quedó potencialmente vacante y que fue asignado a los servicios de telefonía móvil de cuarta generación, conocidos como 4G o LTE. Así pues, la TDT es desde su nacimiento una “historia de éxito” desde el punto de vista de la eficiencia espectral. Y lo seguirá siendo, ya que la TDT que viene (bajo la tecnología DVB-T2) permitirá incorporar más servicios en cada múltiplex digital o canal.

Dicho esto, llama la atención el hecho de que la TDT, a pesar de ser la tecnología que ha generado la sustancial mejora en la gestión del espectro que permite la prestación de nuevos servicios (4G), esté teniendo que luchar contra viento y marea para disponer del espacio mínimo que necesita para ser una plataforma de ocio e información competitiva y para poder desarrollar sus posibilidades tecnológicas de futuro.

La segunda edición del foro BIT Experience, que se desarrolló en Madrid la semana pasada, organizado por Ifema en colaboración con Panorama Audiovisual, fue muy ilustrativa a la hora de mostrar esas posibilidades de futuro. La transmisión de servicios 4K (televisión de ultra alta definición – UHD) a través de la TDT fue el objeto de un revelador workshop. Por otro lado, se presentó el nuevo estándar HbbTV2.0, que significa un paso más hacia la televisión interactiva y que aporta como principal novedad la interacción entre el televisor y los dispositivos móviles (teléfonos inteligentes, tabletas, etc.) a través de aplicaciones.

Pero nada de esto será posible si a la TDT se le sigue negando el espacio que necesita en el espectro radioeléctrico. Por ello, Josep Ventosa, director de Negocio en España de Cellnex Telecom, defendió la necesidad de un reparto que permita el desarrollo simultáneo de la banda ancha móvil y de la TDT. En su intervención ante el plenario de BIT Experience, señaló que “la coexistencia de plataformas se adapta mejor a las diferentes expectativas de los consumidores, soporta mejor la diversidad cultural de Europa y fomenta la creación de contenidos, el pluralismo de los medios y el desarrollo de unos sectores audiovisuales y de radio inclusivos”. Es evidente que, al defender de este modo la TDT, Ventosa vela por los intereses de su empresa (Cellnex Telecom, antigua Abertis Telecom, es el operador de red de referencia de la TDT española), pero ello no resta peso a sus argumentos. Lo que nos ha señalado son las importantes implicaciones no solo económicas, sino también sociales, culturales y políticas (hablamos de pluralismo) que están en juego en el desarrollo de la TDT. Lo siguiente que debemos preguntarnos es si, con la actual gestión del espectro radioeléctrico en España, ese desarrollo será posible.

Publicado en Tecnología | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Ser cada vez más eficiente, el destino de la TDT (I)

logo_tdtEstá claro que a la TDT no le ha tocado una vida fácil. En España, el sector vinculado a la televisión digital terrestre aun se está reponiendo del esfuerzo gigantesco que ha supuesto la liberación del dividendo digital (con la adaptación de dos millones de instalaciones de recepción colectiva en un plazo que inicialmente iba a ser de solo tres meses, pero que finalmente se amplió en tres más, hasta el 31 de marzo pasado). Liberada por parte de la TDT, la banda de frecuencias comprendidas entre los 790 y los 862 MHz ya está a disposición de los operadores de servicios móviles para ofrecer servicios 4G. Queda ahora el asunto de la adjudicación de seis nuevos canales de televisión, que compensará en parte el cierre de los nueve que se hizo efectivo en mayo de 2014 en cumplimiento de una sentencia del Tribunal Supremo. Pero en esta entrada no vamos a hablar de canales ni de licencias, sino de espectro radioeléctrico y de eficiencia espectral, conceptos que tal vez resulten desconocidos para el gran público, pero que es necesario manejar para entender el presente y el futuro de la televisión (tema al que dedicaremos las siguientes entradas de la serie que hoy iniciamos).

En realidad, el asunto no es tan complicado. Podemos definir el espectro radioeléctrico como el conjunto de ondas electromagnéticas que tienen unas características tales que las hacen adecuadas para ser el soporte para la transmisión de servicios de telecomunicaciones: radio, televisión, telefonía móvil, etcétera. El principal factor que hace que una onda pueda transportar este tipo de servicios es la frecuencia. Pues bien, haciendo un símil con el transporte por carretera, podríamos decir que una determinada banda de frecuencia sería como el carril de una autopista por el que pueden circular vehículos, que en este caso serían servicios de telecomunicaciones. Ahora será fácil comprender la necesidad de regular este tráfico, es decir, de asignar determinadas bandas de frecuencia (carriles) para la prestación de cada tipo de servicio. Es la administración del Estado quien realiza esta ordenación y, como es lógico, los países tratan de ponerse de acuerdo para que las diferentes regulaciones nacionales sean coherentes, siendo en este caso las Conferencias Mundiales de Radiocomunicaciones los foros de referencia para los grandes acuerdos.

El siguiente concepto que necesitamos entender es el de eficiencia espectral. En el ámbito de la tecnología digital, podemos definirla como la capacidad de una determinada modulación (una determinada solución tecnológica, a fin de cuentas) para transmitir datos en una determinada banda de frecuencia. Cuanto mayor sea el número de datos que una modulación puede transmitir, mayor será su eficiencia.

Con estos dos conceptos en mente, ya estamos preparados para entender lo que trataremos de explicar en nuestro siguiente post: ¿por qué la historia de la TDT es una historia de éxito en términos de eficiencia?… Y por qué deberá seguir siéndolo en el futuro.

Publicado en Tecnología | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Wifi y seguridad: todavía necesitamos madurar

El 16% de los usuarios deja su red inalámbrica desprotegida o ni siquiera sabe si lo está. Este es uno de los datos que ofrece el último ‘Estudio sobre ciberseguridad y confianza en los hogares españoles’ de ONTSI e Inteco, que data del pasado mes de junio. Datos como este dejan patente que todavía somos inmaduros en el uso de una tecnología tan extendida como es el wifi.

Redes wifi segun Ontsi II OK

El estudio de la ONSI e Inteco, que está basado en un panel de usuarios de nuevas tecnologías, revela que el 91,9% de las conexiones a redes inalámbricas wifi se realizan desde el router propio, mientras que en un 10,4% de casos se efectúan a través de redes de otros particulares y en el 17% de las ocasiones, a través de redes públicas de cualquier tipo. Entre los usuarios habituales de redes wifi públicas, el 47% dice conectarse siempre que lo necesita, sin preocuparse de si se trata de redes protegidas o seguras.

Redes wifi segun Ontsi OK

Respecto a las redes wifi domésticas, decíamos antes que el 16% de los usuarios no se han molestado en protegerlas frente a posibles intrusiones. Esta situación supone una mejora frente a la revelada en encuestas anteriores, pero todavía está muy lejos del ideal. De hecho, entre aquellos que sí protegen su red wifi, el 11,7% desconoce por medio de qué estándar se establece esa protección y todavía un 12,1% utiliza el protocolo WEP, que está obsoleto y por tanto no ofrece garantías reales de seguridad.

En esta ocasión, el estudio de ONTSI e Inteco reduce hasta el 2,3% el porcentaje de usuarios de redes wifi domésticas que dice haber sufrido alguna intrusión. Hemos repasado estudios más antiguos y ese porcentaje llegaba en ocasiones hasta el 10%. Tal vez la situación en este sentido haya mejorado, pero de nuevo creemos que no estamos en el ideal.

Es importante que no nos tomemos a la ligera la seguridad de nuestra red wifi. No todas las intrusiones son inocentes intentos de conectarse a Internet gratis a nuestra costa. Tampoco vale pensar aquello de que no guardo en el ordenador nada que pueda interesar a los cíber-piratas. Pongámonos en una situación que puede parecer extrema pero que no es ni mucho menos irreal: el intruso puede estar utilizando nuestra red para distribuir pornografía o para atacar alguna web y, en este tipo de casos, nosotros podríamos ser acusados de estos actos delictivos, puesto que las actividades ilícitas se están realizando desde nuestra red.

Seguir unos sencillos consejos nos ayudará a mejorar la seguridad de nuestra red. Estos son los que proponen ONTSI e Inteco:

  • Utilizar el sistema de cifrado WPA2 o WPA.
  • Cambiar la contraseña que el fabricante del router establece por defecto.
  • Modificar el nombre del identificador de red (SSID) y la contraseña configurada por el operador.
  • Untilizar una constraseña de al menos 16 caracteres, con mayúsculas, minúsculas, números y signos de puntuación, evitando en todo caso utilizar palabras o cifras relacionadas con datos personales.

Nosotros queremos ir un poco más allá e invitaros a una reflexión: el primer paso para disfrutar de una red wifi segura es usarla selectivamente y solo cuando de verdad es necesaria.  Y, volviendo a una cuestión de la que hablábamos el mes pasado, ¿por qué dejar encendido nuestro router cuando no lo estamos utilizando?

Seamos inteligentes en el empleo de las redes inalámbricas. Por racionalidad económica, por nuestra salud y, por supuesto, por seguridad.

Publicado en Observatorio | Etiquetado , , , , , , , , | 2 comentarios

Dividendo digital: ¿estamos todos en el mismo barco?

José Manuel Soria, ministro de Industria (imagen obtenida de elconfidencial.com)

José Manuel Soria, ministro de Industria (imagen obtenida de elconfidencial.com)

Recientes manifestaciones de actores clave en el proceso del llamado dividendo digital hacen que debamos preguntarnos si, de verdad, todos estamos en el mismo barco.

Administraciones públicas, instaladores, empresas industriales, broadcasters, asociaciones de consumidores, televidentes… Todos deberíamos estar seriamente interesados y comprometidos en que la reubicación de canales de la TDT para dejar espacio a la telefonía de nueva generación 4g se complete con éxito y en los plazos previstos. Pero ya hay quien está convencido de que no va a ser así. Y hay también quien, debiendo informar y orientar, parece dispuesto a hacer más bien lo contrario.

El pasado día 13 la Federación Nacional Coordinadora de Telecomunicaciones (FECOTEL) dio la voz de alarma o, más bien, auguró el desastre. Según FECOTEL será imposible cumplir los estrechos plazos a los que nos ha condenado el Gobierno y, cuando el próximo 1 de enero se termine el proceso de simulcast, nada menos que 300.000 edificios dejarán de recibir parte de la oferta de televisión de acceso público y gratuito. Es decir, más de un tercio de las instalaciones no habrán podido ser adaptadas a tiempo.

La clave del problema, según FECOTEL, es que los fabricantes no están dando abasto para suministrar a los instaladores los equipos que necesitan para realizar las adaptaciones. Se trata, fundamentalmente de amplificadores monocanal que deben incorporarse a las cabeceras de distribución. Teniendo en cuenta lo mucho que se juegan y su relevante papel en la industria española, no hay duda de que los fabricantes están trabajando a tope. Y sin embargo, por lo que dice FECOTEl, no es suficiente. ¿Cómo habría de serlo, cabe preguntarse, cuando hasta el 24 de septiembre no se publicó el Real Decreto con el Plan Técnico Nacional de la TDT y hemos tenido que esperar hasta noviembre para ver publicada la convocatoria de subvenciones para las comunidades de propietarios? En estas circunstancias, planificar el trabajo, tanto en el caso de los fabricantes como en el de los distribuidores y los instaladores, es más que una labor de titanes, una misión imposible.

El Gobierno ha actuado tarde, ha empezado a informar tarde y lo está haciendo mal, y se lo está poniendo muy fácil a quien quiere pescar en río revuelto. El pasado miércoles asistimos a una comparecencia del ministro José Manuel Soria en el Congreso, alimentando la ceremonia de la confusión al asegurar que todos los hogares podrán seguir viendo la televisión el 1 de enero de 2015 aunque no adapten la instalación colectiva. Luego añadió que, los que no hayan hecho la adaptación solo dejarán de ver tres canales al parecer sin importancia, porque tienen poca audiencia. La oposición lo tuvo fácil para leerle la cartilla y FECOTEL no tardó en rebatir al ministro, insistiendo en que, por el camino que llevamos, 7,5 millones de españoles estrenarán el año 2015 sin acceso a una parte de la oferta de la TDT.

Llegados a este punto, ¿no sería lo más razonable ampliar el plazo del simulcast para dar tiempo a realizar todas las adaptaciones? De hecho, la convocatoria de ayudas prevé subvenciones para adaptaciones que se hagan hasta el 30 de junio de 2015. La ampliación del plazo parece ser lo que persiguen, llenos de razones, los instaladores. Y esto precisamente parece ser lo que el Gobierno quiere evitar, a la luz de la intervención en el Congreso del ministro de Industria, de la que parece desprenderse la idea de que da poco más o menos lo mismo que las cosas se hagan o no, o que se hagan bien o mal. De fondo, el interés de los operadores de telefonía móvil con licencia 4g en disponer sin retraso de su espacio en el espectro radioeléctrico y la perspectiva de que el Gobierno tuviera que indemnizarles si se retrasa la liberación del dividendo.

Y por si fuera poco, tenemos encima la doble amenaza que supone que dos comunidades autónomas, Canarias y Andalucía, hayan recurrido la reordenación de la TDT al sentirse perjudicadas por la menor disponibilidad de canales autonómicos, y que el Supremo haya admitido a trámite el recurso de un particular contra el último reparto de canales de la TDT (¿la historia se repite o simplemente continúa su curso?). Esto supone que cualquier día podríamos despertarnos con la decisión de un tribunal que diga que hay que deshacer buena parte de lo que con tanto esfuerzo y dificultades se ha hecho.

Lo dicho, da la impresión de que en el asunto del dividendo digital no remamos todos en la misma dirección.

Publicado en Tecnología | Etiquetado , , , , , , , , | 2 comentarios

Redes wifi que nunca duermen

Imagen obtenida del blog  sustentator.com

Imagen obtenida del blog sustentator.com

Continuamos buscando el equilibrio entre tecnologías cableadas e inalámbricas. En nuestro post del pasado 8 de octubre nos centrábamos en el debate en torno a las implicaiones para la salud que puede tener el empleo de redes wifi, y en las iniciativas puestas en marcha en algunos países para racionalizar su uso. El siguiente aspecto de la cuestión que queremos tratar es el del consumo energético.

Los pequeños electrodomésticos suponen en torno a un 20% del total del consumo doméstico de electricidad. Cerca de la mitad de ese gasto es lo que en ocasiones se ha denominado “consumo fantasma”, es decir, el de aquellos equipos que cuando no se utilizan permanecen en hibernación. Según un informe de Facua, el consumo de equipos electrónicos en stand by durante todo un año en el conjunto de la Unión Europea, tanto en hogares como en oficinas, supone ente 35.000 y 60.000 gigavatios hora, cantidad de energía que permitiría ver la televisión cinco horas al día en todos los hogares españoles durante 25 años, y cuya generación emite la misma cantidad de dióxido de carbono que todos los coches de nuestro país durante un mes y medio. El router wifi es uno de esos pequeños dispositivos electrónicos en cuyo consumo pocas veces reparamos. Según datos del Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE, antiguo INTECO), ocho de cada diez usuarios utilizan redes wifi para conectarse a Internet, y más de el 72% lo hace a través del router que tiene en casa.

El consumo de un router wifi doméstico suele estar en torno a los 8 vatios. Ese es el caso, por ejemplo, de nuestro HG556a, un modelo de router ADSL fabricado por Huawei. No se puede decir que sea un gran consumo ni que vaya a tener una gran repercusión en la factura que nos pasa la compañía eléctrica. Sin embargo, pensemos que, de nuevo según datos de INCIBE, en el 70% de los hogares el router permanece encendido las 24 horas del día. Tenemos entonces un gasto por hogar de 192 vatios hora, que vendría a ser más o menos lo que consumiría una bombilla de 20 vatios de potencia encendida durante unas diez horas. No es mucho, pero ¿cuanta gente deja las luces por la noche? Parece absurdo.

Pensemos además en lo que, desde el punto de vista del medio ambiente, pueden representar esos 8 vatios de nuestro router permanentemente encendido si se multiplican por los de millones de equipos similares que existen en los hogares españoles. En España, no lo olvidemos, cerca del 80% de la energía primaria que se consume tiene origen fósil (carbón, petróleo, gas natural) y por lo tanto genera gases de efecto invernadero, causantes del cambio climático, además de otros problemas como la lluvia ácida o la emisión de partículas nocivas.

Dejar el router encendido mientras se duerme es además absurdo por otras dos razones de peso.La primera es que la mayor parte de estos equipos pueden programarse para que se apaguen automáticamente en las horas en que no se vayan a utilizar. La segunda es que un router encendido por la noche es algo muy parecido a dejar el camino franco para los ciberintrusos. ¿Acaso alguien deja la puerta de su casa abierta cuando se va a dormir?

Publicado en Observatorio | Etiquetado , , , , , , , , , , , | 2 comentarios