México y Colombia nos recuerdan el valor de la TDT

Imagen tomada de la web http://www.tdtparatodos.tv

Imagen tomada de la web http://www.tdtparatodos.tv

Es curioso cómo tendemos a dar por supuestas muchas cosas que un buen día llegaron para incorporarse a nuestra vida cotidiana. Esta familiaridad hace que en ocasiones no nos demos cuenta de su valor, o que seamos incapaces de ponderar en su justa medida todo el esfuerzo colectivo que han supuesto. Un ejemplo de ello es la TDT.

Todos los españoles disfrutamos de la Televisión Digital Terrestre desde 2010. Todavía no llevamos seis años con ella y, sin embargo, la TDT, sucesora de la televisión analógica de toda la vida, no solo se ha incorporado a nuestras rutinas, sino que ha tenido tiempo de pasar por una enorme cantidad de vicisitudes, desde cierres de canales por errores administrativos a reubicación de múliplex a causa del despliegue de la telefonía de cuarta generación (4G), el famoso dividendo digital. Atrapada en una maraña de intereses, en ocasiones ha parecido que la TDT fuera la pariente pobre de la oferta de plataformas para la prestación de servicios audiovisuales.

A refrescarnos la memoria respecto al enorme valor, no solo económico, sino también social, que tiene la TDT puede ayudarnos echar una mirada a lo que está pasando en dos países hermanos: Colombia y México. Desde parámetros muy diferentes, estas dos grandes naciones latinoamericanas (48 y 120 millones de habitantes, respectivamente) están viviendo su propia transición a la Televisión Digital Terrestere. Las diferencias van desde la tecnología elegida (que en México es el estándar estadounidense ATSC y en Colombia, el europeo DVB-T2) hasta los diferentes plazos del despliegue: en México el apagón analógico se completará el 31 de diciembre, mientras que en Colombia no llegará hasta el 2019, aunque a día de hoy la cobertura alcanza en torno al 70% de la población. Sin embargo, por encima de esas diferencias, ambos procesos comparten importantes similitudes, que se traslucen en campañas informativas con lemas muy similares. En México el mensaje es: “La señal digital ya está aquí. Es gratis. Es de todos”. Y en Colombia: “Televisión Digital para todos”. Es decir, los dos países recalcan el hecho de que la TDT supone el acceso de toda la población a servicios audiovisuales, acceso que con la TDT se convierte en un derecho ciudadano. Este derecho, además, viene acompañado de ventajas técnicas que las Administraciones colombiana y mexicana coinciden también en poner de relieve: mayor número de canales, mejor calidad de imagen y sonido, alta definición (HD) y servicios interactivos.

Se trata, en definitiva, de un servicio público que se considera esencial y por el que se hace una fuerte apuesta, en términos de inversión pública, con el objetivo de ponerlo al alcance de todos. En este sentido, cabe destacar que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes de México ha destinado 26.000 millones de pesos a la compra de televisores digitales para 9,4 millones de hogares con bajos ingresos. En Colombia, la Fase III de la implementación de la TDT, que tiene por objetivo extender la cobertura del 70,3% al 86,9% de la población, supondrá una inversión de 34.147 millones de pesos.

Así es como México y Colombia nos recuerdan, por si lo hemos olvidado, que la TDT es, y debe seguir siendo, la televisión de todos.

Por cierto, felices fiestas y buena entrada en 2016.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Observatorio y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s