Dividendo digital: ¿estamos todos en el mismo barco?

José Manuel Soria, ministro de Industria (imagen obtenida de elconfidencial.com)

José Manuel Soria, ministro de Industria (imagen obtenida de elconfidencial.com)

Recientes manifestaciones de actores clave en el proceso del llamado dividendo digital hacen que debamos preguntarnos si, de verdad, todos estamos en el mismo barco.

Administraciones públicas, instaladores, empresas industriales, broadcasters, asociaciones de consumidores, televidentes… Todos deberíamos estar seriamente interesados y comprometidos en que la reubicación de canales de la TDT para dejar espacio a la telefonía de nueva generación 4g se complete con éxito y en los plazos previstos. Pero ya hay quien está convencido de que no va a ser así. Y hay también quien, debiendo informar y orientar, parece dispuesto a hacer más bien lo contrario.

El pasado día 13 la Federación Nacional Coordinadora de Telecomunicaciones (FECOTEL) dio la voz de alarma o, más bien, auguró el desastre. Según FECOTEL será imposible cumplir los estrechos plazos a los que nos ha condenado el Gobierno y, cuando el próximo 1 de enero se termine el proceso de simulcast, nada menos que 300.000 edificios dejarán de recibir parte de la oferta de televisión de acceso público y gratuito. Es decir, más de un tercio de las instalaciones no habrán podido ser adaptadas a tiempo.

La clave del problema, según FECOTEL, es que los fabricantes no están dando abasto para suministrar a los instaladores los equipos que necesitan para realizar las adaptaciones. Se trata, fundamentalmente de amplificadores monocanal que deben incorporarse a las cabeceras de distribución. Teniendo en cuenta lo mucho que se juegan y su relevante papel en la industria española, no hay duda de que los fabricantes están trabajando a tope. Y sin embargo, por lo que dice FECOTEl, no es suficiente. ¿Cómo habría de serlo, cabe preguntarse, cuando hasta el 24 de septiembre no se publicó el Real Decreto con el Plan Técnico Nacional de la TDT y hemos tenido que esperar hasta noviembre para ver publicada la convocatoria de subvenciones para las comunidades de propietarios? En estas circunstancias, planificar el trabajo, tanto en el caso de los fabricantes como en el de los distribuidores y los instaladores, es más que una labor de titanes, una misión imposible.

El Gobierno ha actuado tarde, ha empezado a informar tarde y lo está haciendo mal, y se lo está poniendo muy fácil a quien quiere pescar en río revuelto. El pasado miércoles asistimos a una comparecencia del ministro José Manuel Soria en el Congreso, alimentando la ceremonia de la confusión al asegurar que todos los hogares podrán seguir viendo la televisión el 1 de enero de 2015 aunque no adapten la instalación colectiva. Luego añadió que, los que no hayan hecho la adaptación solo dejarán de ver tres canales al parecer sin importancia, porque tienen poca audiencia. La oposición lo tuvo fácil para leerle la cartilla y FECOTEL no tardó en rebatir al ministro, insistiendo en que, por el camino que llevamos, 7,5 millones de españoles estrenarán el año 2015 sin acceso a una parte de la oferta de la TDT.

Llegados a este punto, ¿no sería lo más razonable ampliar el plazo del simulcast para dar tiempo a realizar todas las adaptaciones? De hecho, la convocatoria de ayudas prevé subvenciones para adaptaciones que se hagan hasta el 30 de junio de 2015. La ampliación del plazo parece ser lo que persiguen, llenos de razones, los instaladores. Y esto precisamente parece ser lo que el Gobierno quiere evitar, a la luz de la intervención en el Congreso del ministro de Industria, de la que parece desprenderse la idea de que da poco más o menos lo mismo que las cosas se hagan o no, o que se hagan bien o mal. De fondo, el interés de los operadores de telefonía móvil con licencia 4g en disponer sin retraso de su espacio en el espectro radioeléctrico y la perspectiva de que el Gobierno tuviera que indemnizarles si se retrasa la liberación del dividendo.

Y por si fuera poco, tenemos encima la doble amenaza que supone que dos comunidades autónomas, Canarias y Andalucía, hayan recurrido la reordenación de la TDT al sentirse perjudicadas por la menor disponibilidad de canales autonómicos, y que el Supremo haya admitido a trámite el recurso de un particular contra el último reparto de canales de la TDT (¿la historia se repite o simplemente continúa su curso?). Esto supone que cualquier día podríamos despertarnos con la decisión de un tribunal que diga que hay que deshacer buena parte de lo que con tanto esfuerzo y dificultades se ha hecho.

Lo dicho, da la impresión de que en el asunto del dividendo digital no remamos todos en la misma dirección.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Tecnología y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Dividendo digital: ¿estamos todos en el mismo barco?

  1. CRIMAN dijo:

    Reblogueó esto en Criman Instalacionesy comentado:
    Es lo que llevamos denunciando los instaladores durante mucho tiempo,tomadura de pelo a todas las partes implicadas.Buen articulo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s