El dividendo digital, un voto de confianza para la TDT

sala edicionCon el sector (broadcasters, productoras, empresas industriales…) al borde de la histeria y los televidentes “castigados” por los cierre de canales afectados por la famosa sentencia de Supremo, el Ministerio de Industria envió por fin al consejo asesor del Sector de las Telecomunicaciones el esperadísimo borrador del Plan Técnico nacional de la Televisión Digital Terrestre. Esto fue antes de que casi todo el mundo se fuera de vacaciones (allá por el 21 de julio). Ahora ha pasado el verano y ya todos estamos de vuelta con las pilas cargadas, así que por fin podemos decir que la liberación del dividendo digital está en marcha. Y a toda prisa, porque el cambio de ubicación de los canales que están en la banda de 790 a 862 Mhz debe estar concluida antes de final de año. Si excusas porque, si hubiera retrasos, los operadores con licencia 4G empezarían a reclamar indemnizaciones millonarias.

Así que la cosa se está haciendo bastante “a la española” (todo a última hora y con urgencias). La aprobación del correspondiente Real Decreto todavía está pendiente, pero ya hay un calendario elaborado por Abertis y difundido en colaboración con Fenitel para proceder al cambio de frecuencias. La buena noticia es que, después de las dudas que atormentaron al sector durante tanto tiempo, la cordura se ha impuesto y habrá un periodo de “simulcast”, es decir, un colchón de tiempo en el que los canales que deben hacer la mudanza emitirán simultáneamente en la frecuencia antigua y en la nueva. De este modo, hay un cierto margen para proceder a la adaptación de las instalaciones colectivas.

El ministerio ha calculado que serán cinco millones las familias que tendrán que rascarse el bolsillo para que un antenista acreditado reprograme sus cabeceras de distribución. El asunto afectará a 1,2 millones de edificios, según Fenitel. Será una inversión necesaria y, a la larga, rentable, si se piensa que los 20 ó 25 euros que para una familia puede suponer la “reantenización” viene a ser poco más que la cuota que se abona al mes por un paquete básico de televisión de pago. La implicación financiera del Gobierno en el proceso se concreta en los 10 millones de euros concedidos a las televisiones públicas, a través de subvenciones, para cubrir los gastos que les sumpondrá el simulcast.

Visto lo visto, hay que pensar que el dividendo digital, tal como se ha planteado, supondrá un voto de confianza y un garantía de estabilidad y desarrollo para la TDT. Al final del proceso, este servicio de televisión (un servicio público imprescindible y gratuito, no lo olvidemos) quedará organizado en ocho multiplex, de los que tres serán gestionados por entes públicos (TVE y televisiones autonómicas) y cinco se destinarán a la televisión privada. Confiemos en que el ministerio cumpla su compromiso de sacar a nuevo concurso el 30 por ciento de la capacidad reservada a la televisión privada nacional, dando prioridad a la creación de nuevos servicios de alta definición. Si así es, será un acierto.

Por cierto, esperamos con ansia esa campaña informativa que debe explicar a la ciudadanía cómo se va a reordenar la TDT y cómo se deberá afrontar, en los casos en que sea necesaria, la adaptación de las instalaciones colectivas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Tecnología y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El dividendo digital, un voto de confianza para la TDT

  1. Pingback: México y Colombia nos recuerdan el valor de la TDT | La tele de todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s