El antenista, de nuevo en el tejado

antenistaMientras el Gobierno continúa alimentando las incertidumbres de todos con la dilación en la publicación del plan técnico para la liberación del dividendo digital y la reasignación de frecuencias para la TDT, ya sabemos que los antenistas tendrán que volver a los tejados.

Ya sabemos también, más o menos, lo que va a costar ese trabajo de reprogramación de las instalaciones colectivas de recepción de la televisión: aproximadamente una media de unos 20 euros por familia (el cálculo lo ha hecho la federación de instaladores Fenitel), aunque esto variará en función de las características de cada edificio o vivienda. También variará en función del número final de canales y de su ubicación exacta en el espectro. Como decíamos, seguimos esperando por el plan técnico de la nueva TDT, así que solo podemos especular.

Pero, ¿por qué va a ser necesario llamar de nuevo al antenista? Pues sencillamente, porque la llamada Instalación Común de Telecomunicaciones es algo más que una antena en el tejado y una toma coaxial para enchufar la tele. Entre esos dos extremos de la instalación se sitúa un elemento clave: la cabecera de distribución, en la que se alojan los módulos que sintonizan los diferentes canales y distribuyen las señales a todas las tomas del edificio con la potencia y parámetros de calidad adecuados.

esquema antena colectiva

Fuente: libertaddigital.com

Como no sabemos cuántos canales van a quedar ni en qué frecuencias exactamente se ubicarán, no podemos saber hasta qué punto hay que modificar o reajustar las cabeceras de distribución existentes. Algunos módulos podrán aprovecharse, con el pertinente reajuste, y otros deberán ser sustituidos. Esto condicionará los presupuestos. En algunos casos ni siquiera será necesario recurrir a un profesional, y bastará con resintonizar el televisor por medio del mando a distancia. Sea como fuere, una cosa debemos tener clara: tomarnos en serio la reantenización y ponernos en manos de instaladores profesionales acreditados, ya que esto será lo que garantice un buen resultado.

Y para terminar, una reflexión sobre los costes del proceso. Es cierto que va a suponer un cierto desembolso en un momento que económicante es difícil para casi todo el mundo, pero pensemos que estamos hablando de unas cantidades (en torno a 20 euros por familia, según hemos dicho) similares a lo que representa una cuota mensual en los servicios de televisión de pago. Una inversión, por tanto, que debe resultar asumible, por mucho que su rentabilidad dependerá de la voluntad del Gobierno para permitir que la TDT disponga del espacio radioeléctrico suficiente para desplegar la suficiente variedad de canales con calidad técnica y posibilidades de desarrollo de servicios de alta definición (HD).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Tecnología y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s